Correo y sexo

*El correo

Desde tiempos remotos se han transmitido mensajes escritos por carta enviada a través de correo. Era relativamente asequible,pero aun así costaba un dinero,y requería que tanto emisor como receptor supiesen leer y escribir.Siempre tuvo su nicho de popularidad,sobre todo cuando se empezó a generalizar la educación básica en el S. XIX.

Con el tiempo llegó la tecnología,primero el telegrama,después el teléfono,después el teléfono digital y sus líneas de mucha más velocidad de datos,que permitían enviar incluso textos,si se costeaba la infraestructura suficiente.Primero las grandes empresas se fueron adaptando,era un método seguro,rápido,fiable,y a diferencia del correo tradicional no era violable ni requería de terceros,pero sí necesitaba de costosas máquinas que tanto emisor como receptor debían poseer.

La tecnología siguió avanzando,los ordenadores primigenios fueron desplazando al fax por su mayor funcionalidad,y por tener la capacidad de enviar correo electrónico "email" sin los costes de envío que un fax sí conllevaba.Al popularizarse los ordenadores y su uso del correo electrónico,el interés por el fax fue bajando gradualmente,hasta quedar el algo casi marginal.El email era más rápido,más sencillo y ya tenía mucha más gente ordenador que fax.El correo tradicional fue bajando a mucho mayor grado que los otros dos,pues seguía requiriendo de carteros,personal intermediario y la imposibilidad de mandar desde casa.

Tiempo después llegó la mensajería instantánea,que terminó de echar por tierra todos los demás medios de enviar mensajes por su extrema accesibilidad y rapidez,que culminó en las "apps de mensajería" de la actualidad,omnipresentes en cientos de miles de millones de teléfonos de todo el mundo.El correo tradicional carece de sentido,pues a diferencia del "messenger" de turno cuesta dinero y hay que redactarlo a mano,pero sigue habiendo un reducidísimo grupo de gente,generalmente ya entrados en años,que se aferran al carácter humano que tiene una postal o carta manuscrita,y valora el esfuerzo que lleva detrás de sí,desde que sale hasta que llega,y las recibe e intercambia con ilusión marcadamente nostálgica.La electrónica no es capaz de portal el sello personal de la letra manuscrita,le pese a quien le pese.

*El sexo

Desde tiempos inmemoriables,incluso desde mucho antes de pode ser catalogados como tal,los humanos tan tenido sexo.No era siempre accesible ni universal,pues estaba regido por mecanismos biológicos y químicos motivados por la naturaleza jerárquico-gregaria del género "homo" (y muchas otras especies) de cara a facilitar la eugenesia y la prevalencia del más apto para la supervivencia.

Los milenios fueron pasando y las relaciones humanas y jerárquicas fueron haciéndose más complejas conforme avanzaba la especie.El sexo pasó de ser un privilegio matriarcal a ser una medida de baremo social,ya no era un simple método de reproducción sino una actuación privada sujeta a normas que limitaban sus aspectos negativos,como el adulterio,la deriva genética o la consaguineidad.A pesar de lo aparentemente absurdo de las mismas,resulta imposible la creación de grandes civilizaciones basadas en el crecimiento y en la expansión si no se guardan una serie de pautas reproductivas.Hay que tener en cuenta que desde siempe hasta ese momento,la humanidad ha vivido en tribus de 5,10 ó 30 indivíduos,y se pasa a crear polis y gigalópolis de 10.000,30.000 o incluso medio millón de indivíduos.Surgen también más o menos por ese momento las prostitutas,que son iguales al resto,solo que no andan fingiendo emocionalismos ni papanatas,van al grano y comercian con sexo,generalmente con hombres de lo más bajo de la pirámide que tienen problemas para conseguirlo de otra forma.

Al paso de unos cuantos siglos llegó la tecnología,las empresas de artes gráficas e impresión supieron aprovecharse de las tendencias exhibicionistas que las XX arrastran desde los tiempos de la tribu,y crearon la pornografía,en forma de revistas y grabaciones.Estas ofrecían cosas hasta antaño impensables a los hombres inseguros o hartos de los sinsentidos femeninos,aunque todavía era de un soporte muy engorroso,costaba dinero,circulaba de forma muy limitada y estaba muy mal vista,por lo que su difusión  resultaba insignificante.La prostitución incluso se beneficiaba,por sacar a sus trabajadoras en shows,con la correspondiente tajada.

Unas décadas después la tecnología avanza y llegan las películas pornográficas en dvd,que admiten mucho más material en menos espacio,pero la cosa va por el mismo camino,siguen costando dinero,no hay tanta variedad y además luego hay que ocultarlas.Poco después aparece el internet de alta velocidad (líneas digitales asimétricas),y las empresas pornográficas saben sacar su buena tajada,se hacen con portales masivos que se benefician enormemente del flujo constante de datos subvencionados por tajada publicitaria.El consumo crece tan rápidamente que el porno de pago prácticamente desaparece.Como ahora cualquiera tiene un ordenador en casa,también cualquiera puede ponerse las botas con 10 ó 20 o miles de tías distintas cada mes,al mover grandísimas cantidades de dinero,cada vez más actrices se suben al carro,algunas de ellas incluso casadas o con otros trabajos.El anonimato y/o progresiva normalización de este tipo de contenidos gracias a las "comedias kosher" y portales de mass mierda hacen que incluso ellas empiecen a consumirlo y a producirlo de manera independiente,por el mero placer y morbo de subirlo a internet,cosa antes impensable por la lentitud de las redes.El interés por el sexo tradicional empieza a decaer considerablemente,siendo la meca del porno,Japón,el país con menos relaciones del mundo,pero el fenómeno se extiende por todas partes gracias al internet global,y a los ordenadores de bolsillo.La prostitución esta vez sí se ve afectada,y empiezan a bajar sus tarifarios considerablemente para poder competir,y así entre el eje porno-prostitución (y más factores) empiezan a desplazar al sexo tradicional en matrimonio por la simple ley de "oferta.-demanda",y el número de parejas estables comienza a bajar rápidamente,sobre todo si tenemos en cuenta que el factor económico es cada vez más importante para todo.

En la actualidad se va un paso más allá y se empiezan a comercializar robots sexuales,cada vez más inteligentes,asequibles y realistas,con la ventaja de que los puedes "personalizar" (nunca mejor dicho) totalmente a tu gusto.Al mismo tiempo y gracias a gobiernos cada vez más homosexualistas y prostituídos a la multinacionales,se aprueban leyes de género que consideran el acto sexual heterosexual un "anacronismo" y una violación duramente penada y castigada para el HOMBRE,a menos que este pueda acreditar los permisos y licencia requeridos para tal acto,como se requieren para muchos otros regulados por el ESTADO.Los fabricantes,al igual que los de otros artilugios,saben sacar partida de la situación jugosa que les ha ofrecido el eurorégimen,y anuncian televisivamente,en pleno horario infantil,las nuevas robotas sexuales de apariencia preadolescente recién traídas de Japón."Disfrute sin límites y sin restricciones","sexo seguro 100% homologado,ministerio del interior,gobierno de hexpania","nuevo "sergiramix 3000,ahora con nuevas funciones BDSM","ahórrese denuncias de género,cómprese una asukaplay 3.0,ahora con simulador de calor y olor corporal".Desde luego en este contexto el porcentaje de gente (sobre todo hombres) que se adhieren a estas facetas de la industria sexopornográfica va "in crescendo",mientra que el valor de la prostituta termina de caer en picado,hasta ser totalmente abolida,de acuerdo a los nuevos y dogmáticos preceptos feministas,las ya funestas cifras de parejas terminan de caer del todo y el divorcio barre los restos de las hasta entonces funcionales relaciones interpersonales,cuyo valor reproductivo está también regulado y controlado.Aun así,queda un reducidísimo grupo de parejas tradicionales nostálgicas,que han sabido por un lado aferrarse a sus valores,y por el otro siguen sabiendo apreciar el valor humano del sexo y lo que significa más allá del simple contacto,prefiriendo el tacto de una piel de verdad frente al plástico y el olor natural frente a los ftalatos perfumados."Lxs millenials",ya a pocos años de jubilarse los ven como unos carcas heteropatriarcales del siglo pasado y las ciberpatrullas de género como unos ilegales a perseguir,pero no les importa.Si tiene el encanto de lo perseguido,con más razón se hará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Construyendo igualdad

Tipos de ecohembra

Pirámide de la opresión y el privilegio